dimarts, d’octubre 12, 2010

Zapatero está menos tocado de lo que parece

Quienes dan por acabado a Zapatero deberían meditar un poco sus pronósticos. El presidente del Gobierno ha salvado el envite de los Presupuestos para 2011 y ha salido relativamente poco tocado de la huelga general. Es más, aunque su "derrota" en las primarias socialistas de Madrid es sonora, puede que a largo plazo salga beneficiado. ¿Tocado Zapatero? Sí. Pero no muerto. Naturalmente, el PP sigue navegando con el viento a favor en todas las encuestas electorales, incluidas las del propio Gobierno, que acostubram a barrer para casa. El sondeo del diario "El País", poco sospechoso de ser próclive a la derecha, le otorga al partido de Rajoy una ventaja de casi 15 puntos.

Pero Zapatero parece ser uno de esos boxeadores que recibe una torta tras otra, y hasta muerde la lona por seguir el símil, pero siempre consigue levantarse, sacudir la cabeza y reincorporarse a la pelea. Esa habilidad para pasar la maroma sin caerse, o sin caerse del todo, no significa, obviamente, que sea el mejor presidente del Gobierno que podamos tener. Más bien transmite la impresión de todo lo contrario. Pero no se le puede negar capacidad de supervivencia.

Sin presupuestos para 2011, Zapatero se habría visto abocado sin remedio a avanzar las elecciones. Como explicamos hace poco, hay que aplicar nuevos recortes para continuar dentro del mecanismo de rescate de las economías europeas en apuros. Conseguir entrar en este salvavidas ya provocó meses atrás el célebre "tijeretazo" o "recortazo". Encima, el apoyo del PNV le ha salido a Zapatero relativamente barato.

La huelga general parecía que iba a acabar con un Gobierno contra las cuerdas. No es por abusar de los símiles pugilísticos, pero el Ejecutivo ahí sigue, contra las cuerdas, pero sin clavar la rodilla en tierra. El 29-S ha desgastado más a la imagen exterior de España (basta con ver la prensa internacional de ese día y el siguiente) que al propio Gobierno. Menuda paradoja.

Al final, la lucha en el partido socialista madrileño será lo que más daño le haga a Zapatero. No por el hecho en sí, sino porque ha puesto en carne viva la falta de autoridad del presidente del Gobierno. Ya no manda ni en su propio partido... Es más: el fenómeno Tomás Gómez indica que una parte de la militancia socialista, y por extensión del electorado del PSOE, ya no está con Zapatero. En Valencia, aunque con otro resultado, ha ocurrido algo parecido.

Puede que Tomás Gómez salga beneficiado de ello, ya que podría llegar a captar el voto de muchos descontentos que, en otras circunstancias, se abstendrían o votarían al PP por convicción sobre la necesidad de un cambio al precio que sea o simplemente por tocar las narices. Pero que se guarde bien las espaldas el señor Gómez: la última vez que un socialista, Josep Borrell, se impuso en unas primarias al aparato del partido, la cosa acabó como acabó.

Dicen que Zapatero se crece ante las dificultades, aunque pocas veces ha dado esta impresión. Tal vez por eso hay quien intenta moverle la silla, o al menos la candidatura a las elecciones que, en principio, deben celebrarse en 2012. También hay que decir que corren muchos rumores interesados, que la derecha mediática jalea con gran alegría. Pero si Zapatero desea dar un golpe de autoridad que le de alguna mínima credibilidad futura, le basta con anunciar que será el candidato de su partido en los próximos comicios. Al menos demostraría que manda en su casa.

Si no lo hace, será posiblemente por el temor de que le salga algún otro Tomás Gómez. Se ha especulado con algún fundamento de que el propio Gómez podría disputarle el liderazgo. Pero esto último depende de las elecciones a la Comunidad de Madrid. Si Gómez pierde, puede prepararse para lo que le va a caer encima, porque Zapatero, tocado, pero menos de lo que parece, ahí sigue. En caso contrario, nada es imposbile.

Esto último no es una historia de política ficción. Ni siquiera el relato unas trifulcas internas de un partido. Es el reflejo de como está liderando la crisis económica el presidente del Gobierno. Con bandazos constantes y ejercicios de funambulismo. Lo mejor que puede decirse de este estilo de llevar las cosas es que él al menos, y de momento, no se cae.

1 comentari:

Enric Insa i Morales ha dit...

Si desprès del brutal desgast que sofreixen el President Rodriguez Zapatero i el PSOE; Mariano Rajoy no aconsegueix a les properes eleccions generals a Espanya poder formar govern, el daltabaix seria èpic al PP.